Saltar al contenido
▷ Colegios Privados en Montevideo ® 【Precios 2019】

Precios de los Colegios Privados en Montevideo

Brindar a los hijos la mejor educación posible es una preocupación común entre los padres. Por ello muchos optan por la educación privada, buscando estándares de formación más altos. La enseñanza de idiomas y las actividades complementarias son algunas de las razones que sustentan esta decisión. Otros, buscan garantizar a sus hijos un mejor futuro profesional, con base en las relaciones sociales que puedan establecer en el colegio.

Sin embargo, en muchas ocasiones los precios de los colegios privados en Montevideo suponen una limitación a estas pretensiones. Pero dada la gran cantidad de instituciones educativas privadas y sus diferentes modalidades, las alternativas son muy variadas.

En este sentido, resulta casi imposible hablar de una cuota promedio que resulte fidedigna. Para hacer comparativas hay que considerar, entre otros factores, la cantidad de mensualidades que se deben abonar. Mientras que en algunos colegios se contempla el pago de las doce cuotas, en otros son solo diez. Igualmente, en algunos centros hay que sumar los costos de matrícula inicial y/o los costos de reinscripción anual.

Los colegios privados más caros de Montevideo

Pese a lo antes dicho, existe una cierta segmentación que nos permite establecer rangos. En el margen más alto se ubicarían el Uruguayan American School y The British School.

En estas instituciones educativas la cuota para los estudiantes de primaria asciende a $ 42.896 mensuales. A este monto todavía hay que sumarle los costos del comedor. No es poca cosa cuando se contabilizan los pagos realizados por los padres a lo largo de los 12 años de educación.

A vuelo de pájaro podemos estimar que la inversión en educación en uno de estos colegios puede superar los US$ 200 mil por niño. Eso sí, tendrán la posibilidad de obtener el título de bachillerato internacional, el bachillerato norteamericano o el uruguayo. También tendrán a su disposición instalaciones muy confortables.

Por citar un ejemplo, The British School cuenta con seis hectáreas de terreno. En tan amplio espacio tienen cabida canchas para la práctica de todo tipo de deportes, incluyendo el rugby.

Un segundo rango está conformado por los colegios privados vinculados con una nacionalidad, en el que también entran muchas instituciones católicas. Estudiar en el Colegio Alemán, el Lycée Français o la Scuola Italiana tiene un costo similar al del St. Brendan’s School.

El aprendizaje de un segundo y hasta un tercer idioma, es el principal atractivo de estos centros. Igualmente ofrecen aulas con pocos alumnos y una elevada proporción de docentes por cada grupo. En el Jesús María, el promedio de niños de educación inicial por aula es de apenas 17 alumnos. Y en total se cuenta con 55 personas dedicadas a la atención de los más pequeños.

Por otra parte, en el St. Brendan’s también se ofrece la posibilidad de cursar el bachillerato internacional. Asumiendo que el niño estudiara en el mismo colegio desde educación inicial hasta bachillerato, la inversión rondaría los US$ 100.000.

Por otra parte, en algunos colegios se realizan actualizaciones precios a lo largo del curso escolar. Para protegerse de estas subidas, muchos padres prefieren pagar por adelantado las mensualidades de todo el año.

Aunque para muchos estas cifras son desalentadoras, no cabe duda de que en Montevideo hay quienes están dispuestos a pagarlas. Quienes no tengan tantas posibilidades siempre tienen la opción de solicitar un beca. De hecho, cerca del 15 por ciento de los alumnos de los colegios católicos privados reciben becas parciales.

También en algunas instituciones se ofrecen descuentos por hermanos. En cualquier caso, entre las más de 150 instituciones educativas católicas hay opciones para todos los presupuestos. Pese a su fama elitista, la mayor parte de ellas se encuentran ubicadas en barrios populares y tienen mensualidades más moderadas.

Los colegios privados católicos en Montevideo

A pesar de esto, en los últimos años, los colegios privados católicos han perdido parte de su alumnado. Muchos de ellos han migrado hacia la educación pública, por razones económicas principalmente. También se alega la falta de algún valor diferencial en la educación de los niños, que compense el gasto.

En otros casos, por el contrario, los padres han cambiado a sus hijos a colegios laicos. Aunque suelen ser más caros, estos centros tiene una percepción más positiva.

Este panorama fue una de las razones que motivó la creación de la Fundación Sophia en el año 2014. Esta es una organización vinculada a la iglesia de Montevideo, que tiene como objetivo mejorar la enseñanza en los centros educativos que la integran.

Desde el año 2017 la fundación tiene alcance a nivel nacional.
Su ámbito de acción se orienta al apoyo a la gestión administrativa, pedagógica y pastoral de los colegios católicos que la integran. Hoy en día cuenta con diecisiete centros educativos en todo el país, que atienden a más de 2800 alumnos.

Por otra parte, la Fundación también apoya la innovación pedagógica mediante cursos de perfeccionamiento profesional para docentes. Para ello ha firmado convenios con universidades, centros de innovación extranjeros e institutos de formación. Entre otras acciones, realiza propuestas de mejoras pedagógicas y consultorías de diagnóstico y asesoramiento a centros educativos.

Gasto en educación privada en Uruguay

Para contextualizar estos precios es conveniente recurrir a datos fidedignos, como los reseñados en el Informe sobre el estado de la educación en Uruguay 2015-2016.

Este estudio afirma que el gasto en educación de los hogares uruguayos se ha incrementado notablemente en los últimos años. Su peso en el presupuesto familiar pasó del 7,5% en 2005 a más del 9% en 2015. Estas cifras provienen de las estimaciones de los pagos realizados por matrículas, cuotas y exámenes, obtenidas a través de la ENIGH. Sin embargo, no incluyen otros gastos como materiales, libros, transporte, uniformes, campamentos o actividades recreativas extracurriculares.

A pesar de ello, al compararnos con la región, observamos que el gasto por educación privada en los hogares uruguayos es proporcionalmente menor que en los países vecinos.